No se criminaliza el acto médico, se aplica la ley: fiscal

0
211

“La ley se tiene que aplicar firmemente, sin complacencias, sin distingos ni privilegios, no puede haber grupos ni personas exentas de la justicia” dijo el fiscal General del Estado, Rubén Vasconcelos, después de que el médico Luis Alberto obtuviera su libertad la noche de ayer.
En un mensaje enviado a la comunidad oaxaqueña, el funcionario, reiteró el compromiso de la dependencia a su cargo para la aplicación de la Ley y el respeto a los principios y reglas del Estado de Derecho.
“No puede interpretarse la investigación de una denuncia como un acto de criminalización, de afectación o criminalización de una profesión” dijo ante las manifestaciones de los últimos días.
El funcionario, recordó que el pasado 2 de abril la Fiscalía General del Estado ejecutó la orden de aprehensión librada por la Juez de control de Valles Centrales en contra de uno de los probables responsables en la comisión del delito de homicidio, con la agravante de responsabilidad médica en perjuicio de un niño.
El 3 de abril, un segundo juez vinculó a proceso al imputado y le impuso la medida de prisión preventiva oficiosa por tratarte de un homicidio con dolo eventual, en el que otorgó cuatro meses para la investigación complementaria.
Derivado del recurso de apelación contra el acto judicial de vinculación a proceso, dijo, los magistrados de la sexta sala penal del TSJE decidieron reponer el procedimiento y por tanto otorgar la libertad al médico procesado.
En este sentido, señaló que respetuosos de la resolución del TSJE y del trabajo de los médicos en el país; la FGE aportó datos y pruebas suficientes que hicieron que dos jueces distintos declararan la probable responsabilidad del imputado en la comisión del delito.
Explicó que los datos de pruebas presentados se basaron en testimonios, vídeos, documentos y dictámenes de peritos y especialistas de distintas materias, así como de instituciones como el Instituto de Servicios Periciales (ISP), la Comisión Estatal de Arbitraje Médico (CEAM) y la Procuraduría General de la República (PGR).
El encargado de la procuración de justicia en la entidad, externó que cuentan con los elementos suficientes para asegurar entre otros elementos, que el menor llegó al hospital con solo una fractura del codo izquierdo y horas después salió muerto.
Además, que la operación que se le practicó no era urgente, y que se llevó acabo menos de cinco horas después de la ingesta de alimentos, elementos que se corroboran con los datos encontrados en la necropsia, incluso, agregó que los estudios de patología arrojaron que no se tuvieron los cuidados necesarios para la aplicación de la anestesia y finalmente que la causa de la muerte no fue una reacción alérgica a algún medicamento, sino una asfixia por bronco aspiración
Abonó a la explicación que no se documentó en el expediente el suministro de ciertos medicamentos, como la lidocaína, sustancia que se demostró su existencia con los dictámenes químicos.
Igualmente, aseguró que cuentan con los vídeos que hacen suponer que se manipuló el expediente clínico para modificar lo sucedido “los médicos llamaron a personas externas para que colaborarán en dicho acto” ratifica.
Explicó también que la cirugía culminó a las 24:00 horas y el menor fue trasladado a las 7:00 am a otro hospital que contaba con la unidad de cuidados intensivos, “más de siete horas después de terminada la operación”.
Durante ese lapso de tiempo, continuó, no se le brindó atención adecuada al niño, ya que al hospital al que fue trasladado, se le brindó reactivación médica porque ya había tenido paros cardiacos, tiempo después a las 8:00 am se declaró su muerte.
Finalmente, subrayó que los mexicanos necesitan de instituciones de procuración de justicia que integren investigaciones sólidas, con investigaciones de los delitos sin sujeciones políticas o sociales externas y presenten ante los jueces imputaciones fundamentadas además de que hagan efectivo el acceso a la justicia de las víctimas.