Temen que caso de saxofonista atacada con ácido quede impune #Oaxaca

0
274

Debido a la negligencia en la investigación y la impunidad en la que podría quedar la agresión que sufrió la saxofonista, María Elena, al ser atacada con ácido en el rostro, en Huajuapam de León, un grupo de mujeres acudieron a manifestarse en las instalaciones de la Fiscalía Especializada para la Atención a Delitos Contra la Mujer por Razón de Género ubicado en el centro de la ciudad de Oaxaca de Juárez.

Durante la tarde del lunes, las mujeres arribaron a las instalaciones de la dependencia encargada de impartir justicia para mujeres en la calle de Armenta y López, en el centro de la ciudad capital para denunciar que el caso no ha sido investigado a fondo a tres meses de los hechos.

Asimismo, el fiscal en la entidad, Rubén Vasconcelos Méndez, en un evento realizado en el distrito de Zaachila dijo que “no habría impunidad y se va actuar así sea presidente municipal, diputado, ex diputado, político o dirigente políticos”, pero el presunto responsable no ha sido detenido.

De igual forma, a través de las redes sociales fue dinfundida la lista de las estaciones de servicio ubicadas en la ciudad de Oaxaca y la zona de la Mixteca, propiedad del ex diputado y señalado como autor intelectual en la agresión que sufrió María Elena.

Luego de tres meses de los hechos, el fin de semana. la saxofonista oaxaqueña, María Elena Ríos, fue trasladada por la Secretaría de Salud de Oaxaca (SSO) al Instituto Nacional de Rehabilitación “Luis Guillermo Ibarra” en la Ciudad de México en donde buscarán reconstruir las zonas afectadas por las quemaduras.

En un comunicado, el gobierno de Oaxaca finalmente admitió “la gravedad del diagnóstico de María Elena, de 26 años, quien sufriera quemaduras causadas por agente químico en extremidades superiores, cara y tórax”.

En el boletín el director del Hospital Civil, Doctor Aurelio Valdivieso, Ernesto Garzón Sánchez, explicó que en esta unidad médica se le realizaron tres intervenciones quirúrgicas, en un periodo de tres meses, ya que el “ácido corrosivo provocó lesiones profundas en la paciente”, expuso.

Según indicó luego de ser ingresada a la unidad hospitalaria de la capital del estado el pasado 10 de septiembre, fue valorada por oftalmología en el cual descartaron daño en la visión, además se le aplicó el protocolo quirúrgico y tratamiento específico (analgesia y antibioticoterapia) en el área de Cirugía especializada.

Los días 2 y 21 de octubre -añadió- se realizaron dos intervenciones en las que se practicaron toma y colocación de injerto en brazo derecho, sin complicaciones durante la operación, sin embargo, en la evolución se presentó necrosis de tejido.

La cicatrización de las lesiones -abundó- requiere más tiempo para preparar las zonas afectadas y evitar así, en lo posible, el rechazo ya que es necesaria la granulación de la piel (fase de recuperación que admita la adherencia del tejido), y la evolución es más compleja por el tipo de químico utilizado en la agresión.

“Por ello, nuevamente entró a quirófano el 28 de noviembre y se continuó con la vigilancia en el área de Hospitalización de especialidades, donde la paciente se encontraba estable; sin embargo, en busca de una atención más especializada se solicitó la referencia al tercer nivel de atención”.

Fue durante los últimos días, cuando la familia de María Elena Ríos decidió hacer públicas sus exigencias de atención médica y de justicia, aunque consideraron que ésta último derecho, lo ven lejano debido a que la persona señalada como autor intelectual es un empresario y político ligado al Partido Revolucionario Institucional (PRI)