Víctima de asesinato número 17 en la Cuenca #Oaxaca

0
650

La víctima número 17 de ola de violencia que se vive en la zona de la Cuenca del Papaloapan fue el vendedor de pollos que fue ejecutado en la comunidad de Ejido San Bartolo Tuxtepec, de los cuales 12 homicidios han ocurrido en Tuxtepec.

Sujetos desconocidos arribaron a las 13:30 horas del jueves a su domicilio ubicado en la calle Emiliano Zapata esquina con Lázaro Cárdenas en Tuxtepec, donde ejecutaron a balazos a Emilio C., cuando estaba expendiendo los pollos.

Tras los hechos, a la zona acudieron elementos de la policía municipal, estatal y la guardia nacional para tomar conocimiento del caso, pero no hubo detenidos.

Los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones se trasladaron al lugar con la finalidad de investigar el caso.

Los restos de Emilio fueron trasladados al panteón municipal para la práctica de la necropsia de ley y del caso se inició el acta penal correspondiente por el delito de homicidio.

Cabe hacer mención que los últimos hechos violentos han ocurrido en Tuxtepec y en Temascal, donde un grupo armado arribó y asesinó a dos personas, dejando lesionada a otra más y se informó que cinco fueron levantados en la comunidad.

De la ola de violencia en Temascal, la Fiscalía General del Estado no ha emitido comunicado alguno.

El caso ocurrió el martes 18:20 horas en el centro de Temascal donde fueron ejecutados Manuel Álvarez (alias) Manuelin y su hijo Gerardo Álvarez Tomás, mientras que Francisco Ramírez resultó herido.

Según una denuncia ciudadana, acusaron al presidente municipal de San Miguel Soyaltepec, Antonio Nazario y al cacique Heriberto Ramírez de abandonar a los habitantes de Temascal porque al solicitarle el servicio de ambulancia para trasladar a una persona que salió herida en el fuego cruzado, les negaron el apoyo con el argumento que no estaba el chofer y no podían salir.

Cabe mencionar que este ataque armado se registró un día después de fueron localizados los cuerpos de tres jóvenes sin vida y con visibles huellas de torturada.

Los ejecutados fueron tirados en los límites entre los estados de Oaxaca y Veracruz a la altura de la Comunidad de Las Pilas, ya en territorio oaxaqueño.

Los cuerpos de las tres personas fueron enviadas a la fosa común y no fueron reclamados por sus familiares.