Conectando la Educación, Conectamos Sueños; colecta para apoyar a la educación de niños y niñas

0
205

En América Latina la pandemia generada por COVID-19 agravó el problema de la desigualdad y la inequidad educativa que los sistemas educativos de la región venían arrastrando antes de la crisis, por la pandemia se han cerrado las escuelas y el proceso educativo a migrado a una modalidad a distancia dejando a millones de niños, niñas y jóvenes fuera de sus trayectorias educativas.

Esto se agudiza, en primer lugar, por la brecha digital, pero también por las deficientes condiciones de educabilidad que presentan los hogares y las familias de los estudiantes en tiempos normales, y con énfasis, en las condiciones de pandemia. Una y otra vez, los estudios ratifican que los niños, niñas y jóvenes en situación de desventaja socioeconómica resultan los más vulnerables en estas circunstancias.

En México, según datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP), más de 254 mil escuelas públicas y privadas de educación básica y media superior cerraron sus puertas a alrededor de 30 millones de alumnos y 1.5 millones de profesores.

En México, según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), la brecha de conectividad alcanza a 4 de cada 10 familias que no tienen Internet, y a 6 de cada 10 que no cuentan con una computadora en sus casas; y, para el año 2019, solamente un 45% de los usuarios utilizaba la computadora como herramienta de apoyo escolar.

La mayoría de los países registra una penetración de usuarios de Internet superior al 60% de la población del área urbana. Sin embargo, la penetración del internet en el área rural no supera un 40%. 

De la misma manera, según esta misma fuente, es importante considerar que, antes de la pandemia, la conectividad de los países de América Latina «se enfoca más a un uso recreacional que se traduce en redes sociales, audio y video streaming» (CEPAL 2020, p. 11).

Es importante entender que la digitalización desigual –así como la injusta distribución de los ingresos, los servicios, los recursos materiales y los alimentos― también produce exclusiones sociales, educativas y de toda índole. Quedarse fuera de la red significa no acceder a información básica mínima que permite la reproducción social. La brecha digital proviene de la pobreza y conduce a una mayor exclusión social.

Pero, más aún, en el terreno educativo, tal como señalamos anteriormente, las desigualdades se descubren y se hacen evidentes no solamente por la brecha tecnológica, que es grave en sí misma, sino también por la ausencia de las mínimas condiciones de educabilidad con las que cuentan las familias y los hogares. A las familias y los hogares, por cierto, el sistema educativo les ha trasladado un tiempo y una carga relevante de los procesos educativos de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes.

Respecto al acceso a tecnologías para apoyar la realización de tareas escolares, en promedio, 89% de los estudiantes de todas las escuelas y 82% en las escuelas desfavorecidas en los países OCDE tiene computadora en casa. En México, sólo tiene este recurso un promedio del 57%. Sin embargo, las diferencias en este punto son abismales, pues mientras 90% de los estudiantes en ventaja socioeconómica cuenta con este dispositivo, cuando se trata de los estudiantes de escuelas en desventaja social y económica, solamente 24% en México cuenta con una computadora. 

En relación con el acceso a Internet, condición fundamental para aprender en casa, el 96% de los estudiantes en países OCDE tiene acceso a alguna conexión a Internet y en México el promedio es del 68%. Pero, de nuevo, las distancias entre los estudiantes dependiendo del nivel socioeconómico de sus familias es muy grande, mientras 94% de los estudiantes en ventaja socioeconómica tiene acceso a Internet, solo 29% de los estudiantes de las escuelas desfavorecidas tiene conectividad.

*Los Datos Estadísticos provienen del texto: “Otro mundo es posible si otra escuela es viable”. Ocho propuestas para replantearnos la escuela y la educación durante y después de la pandemia de COVID-19. Patricio Chaves Zaldumbide. Ciudad de México, agosto del 2020.

¿Quiénes somos?

La campaña Conectando la Educación, Conectamos Sueños, es una iniciativa de:

Centro de Apoyo al Niño de la Calle Oaxaca, A. C. (CANICA).

Instituto de Integración y Asesoría Comunitaria IIAC, A. C. (El Centro de Aprendizaje).

Ex Hacienda San José Espacio Cultural.

Somos tres organizaciones de la sociedad civil que promovemos el desarrollo integral de la niñez y la juventud Oaxaqueña mediante los programas que implementamos.
Para mayor información de quiénes somos y qué hacemos te invitamos a visitar nuestra página web y/o redes sociales mismas que podrás encontrar al final de este documento.

¿Qué queremos?

Que las 144 niñas y niños trabajadores de la calle y los jóvenes que viven en zonas rurales de Oaxaca que ya se encuentran en un proceso transformativo pueda seguir estudiando y para ello necesitamos: 

Contar con dispositivos móviles o computadoras.

Tener acceso a Internet.

Acceso a la educación con dispositivos y/o conectividad.

Hoy es indispensable contribuir al pleno ejercicio de su derecho a la educación. 

¿Cómo lo haremos?

Por tal razón, hemos sumado esfuerzos para otorgar tabletas electrónicas y/o Internet a 144 niñas, niños y jóvenes en condiciones de vulnerabilidad que asisten a CANICA de Oaxaca y al Centro de Aprendizaje, para que continúen con sus estudios y sigan teniendo acompañamiento a distancia en su proceso educativo.

¿Qué necesitamos?

77 tabletas.

20 apoyos de Internet en casa.

10 apoyos de Internet mediante recargas electrónicas (para zonas geográficas en donde el servicio común no tiene alcance. 

2 expansiones de Internet para CANICA de Oaxaca y el Centro de Aprendizaje.

¡Con tu ayuda podemos hacer la conexión!
La campaña es del 10 de noviembre al 10 de diciembre 2020.

Dona en la Plataforma HIPGive: https://hipgive.org/es/campaign/latinxgive2020/conectado_la_educacion__conectado_suenos

Dona en banco a la cuenta: Canica Centro de Apoyo al Niño de la Calle de Oaxaca A.C. // Banco: Scotiabank // Cuenta: 09202660172 // Clabe Interbancaria: 044610092026601724 // Sucursal: 002 Monte Albán // Envía foto de tu depósito por MSN o WhatsApp al Tel: 951 495 5616

Donativos en especie en los 3 centros de acopio (previamente revisar requisitos básicos de los dispositivos):

—Centro Administrativo CANICA: Privada 21 de marzo # 202 Col. Unión y Progreso, Oaxaca de Juárez, Oaxaca, C.P. 68050. Horario de recepción: lunes a viernes, 9:00-18:00 hrs.
—Centro de Aprendizaje: Calle de Carteros #205, Col. Postal, Oaxaca de Juárez Oaxaca, C. P. 68080. Horario de recepción: lunes a viernes 9:00-17:00 hrs.
—Oficina Ex Hacienda San José Espacio Cultural: Calzada Niños Héroes de Chapultepec No. 323, Barrio de Xochimilco, C. P. 68040. Horario de recepción: lunes a viernes, de 15:00 a 19:00 hrs.

Informes:

Ex Hacienda San José Espacio Cultural.

Cel: 951 495 5616
contacto@exhaciendasanjoseespaciocultural.com