Erika no encontró espacio en Hospital Civil, la regresaron sin ser atendida

0
140

Durante tres horas, una joven estuvo en una ambulancia esperando que la ingresaran al hospital general Aurelio Valdivieso, pero al final no hubo espacio y los paramédicos tuvieron que ir a dejarla al Mercado de Abasto, con otras personas en condición de calle.
El caso ocurrió a las 22:45 horas del martes cuando Erika E., de 17 años de edad y al parecer adicta a una sustancia tóxica se arrojó del puente bicentenario, cayendo de una altura de cinco metros y quedó lesionada.
Los paramédicos del cuerpo de bomberos se desplazaron a las riberas del río Atoyac, donde confirmaron que Erika presentaba traumatismo craneoncefálico leve, herida contusa en maxilar inferior, contusión de pelvis y muslo derecho.
Los socorristas del cuerpo de bomberos procedieron a brindarle los primeros auxilios y trasladaron a la adolescente, que dijo ser originaria de Chiapas, al hospital civil de la ciudad capital, donde el médico de guardia les indicó que no había camas.
Por ello, a través del Centro Regulador de Urgencias Médicas (CRUM) pidieron información que hospital podía recibirla, pero la respuesta fue que no existía hospital disponible.
Tras tres horas de espera, la adolescente dijo que mejor la dejaran con sus amigos que se encuentran en condición de calle en la zona del mercado de Abasto.
Los paramédicos, ante la presencia de elementos de la policía como testigos, dejaron a la joven en la zona del mercado, al no existir un hospital para ser atendida.